ENLACES RECOMENDADOS
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Hindi Italian Japanese Portuguese Russian Spanish Catalan Galician
PRINCIPAL arrow TEXTOS arrow EL PAISAJISTA DISTÓPICO O LA NATURALEZA DE LAS COSAS. David Lopez Panea

Buscador JAVA

Favoritos
Imprimir
love_claveles.jpg
EL PAISAJISTA DISTÓPICO O LA NATURALEZA DE LAS COSAS. David Lopez Panea PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Iván de la Torre Amerighi   
martes, 19 de diciembre de 2006

David López Panea
López Panea
EL PAISAJISTA DISTÓPICO O LA NATURALEZA DE LAS COSAS.

[Este texto, como todos los textos, se enhebra a partir de curiosidades, casualidades y descubrimientos; hechos y actitudes que sólo necesitan tiempo para germinar.]

1er. Movimiento: La imagen.
Una figura vestida de blanco -mono blanco todavía en algunas partes, tornasoladas, verdes y terrosas, en otras muchas- asciende trabajosamente por la falda de una colina. Sostiene un tubo grande entre las manos, botas de alta suela, mochila roja a la espalda. Abajo, cada vez más abajo, va quedando un pueblo de casas iguales, apretadas, protegidas por la compañía de la soledad y de un sol abrumador. El hombre continúa con su caminata por la escarpada ladera. La tierra, pedregosa y seca, queda salpicada por una vegetación rala que más arriba se reduce a breves manchas.
Podríamos pensar que el personaje en cuestión es artista y que la cima es su objetivo. Nada más lejos de la verdad. La minúscula meseta en la cúspide es sólo un punto de partida, un otero desde el cual, el investigador de realidades, se enfrenta a su verdadero contrincante.

2º Movimiento: Antecedentes.
Hace un par de años o tres quedamos sorprendidos por la revolución que comenzaba a ponerse en marcha en la pintura de David López Panea. Nos preguntamos el por qué de ese viraje absoluto hacia el paisaje, género tan olvidado, cuando no denostado y vilipendiado, por los modos contemporáneos, reducida su relación al campo de la denuncia y la consecuencia de la acción humana(1). Aquellas obras eran retazos de valles y montañas, unidos por la belleza se escondían en la soberana quietud de su carácter único, prístino. La monumentalidad de los cantiles, de los farallones y laderas residía en la soberbia de saberse nunca hollados, jamás tomados. Se presentaban así como una tierra sin pasado, sin memoria por tanto, tierra abierta a ser inseminada. Espacio lejano y mítico dispuesto a ser conquistado, dispuesto a no dejarse conquistar por parte de una raza de hombres como aquellos que refería Lucrecio, aquellos que “cada día forzaban a las selvas a subir más hacia el monte y dejar espacio abajo para terrenos de cultivo, con el fin de tener prados, lagos, arroyos, mieses y fértiles viñedos por colinas y llanuras…”(2). “Tierra de gigantes”, le sugerí en su estudio como título para nominar aquel conjunto de lienzos, conjunto que en forma de exhibición, finalmente, recibieron el título de “Mística”.

Ahora, al repasar el índice de imágenes que el encuentro del artista con el Cabo de Gata ha deparado, me topo con una fotografía reveladora. Tomada desde un punto de visión bajo, el artista se alza frente/sobre el lienzo anclado en el suelo -unas piedras apenas lo fijan-; detrás una hilera de montañas altísimas -tan lejos, tan cercanas y nítidas- quedan por debajo de la línea de cintura del gigante-creador, dispuesto también como sus ancestros mitológicos “a apilar montañas hasta las altas estrellas”(3)  e infundir miedo a los pusilánimes y mundanos dioses que hoy ocupan los tronos olímpicos. Al fin y al cabo, no anduvimos desencaminados hace años.

3er. Movimiento: Consecuencias.
Curiosamente, el artista es plenamente consciente, mientras procede a la operación analítica, de esta descompensación dimensional. Sobre uno de sus dibujos incluye unos significantes pensamientos. “Es mi cuerpo el que se proyecta ante el lienzo –descubre- (…) y es de alguna manera, la montaña, una prolongación de mí mismo.” Ante el inmenso vacío que desalojan estos paisajes inasibles, el hombre, en vez de desvincularse, anularse, esconderse, procede mediante una treta paradójica para no quedar ahogado ante ellos: mensura e identifica lo desconocido mediante los parámetros de su propio cuerpo. En el artículo “La memoria y la luz”, localizado en el paisaje humano y de la memoria de la Isleta del Moro, el poeta José Ángel Valente reafirma este proceso de autoidentificación: “…encontramos en esta tierra un espacio real donde la naturaleza parece reconocerse a sí misma y donde el hombre puede, a su vez, reconocerse en ella.”(4) La acción artística emprendida por López Panea se transforma así, a un tiempo, en experiencia estética y en revelación cognitiva.  

4º Movimiento: Estrategias y verdades.
Podríamos quedarnos, simplemente, con una figuración de honda raíz clásica y de sesgo conocido. Podríamos quedarnos ahí: tan sólo en la epidermis de la forma y en la manera de representarla. La crítica artística contemporánea ha caído en innumerables ocasiones en estos exámenes tan pobres, basados en prejuicios acuñados durante las vanguardias y desempolvados en la posmodernidad. Unas anatematizaciones tan ligeras jamás las permitiríamos en manifestaciones que no fuesen las pictóricas. La consabida y eternamente moribunda pintura ha servido fielmente de saco de entrenamiento para aspirantes descarados, fajadores, pero con poca cintura y menos técnica. Si, como indica Kuspit(5) , el arte, al haber perdido por el camino su valor estético, ha entrado en una fase que denomina de modo clarividente como “postarte”, es posible que también estemos detectando una corriente que trate de reaccionar, sin ser reaccionaria, que trate de invertir términos, sin ser invertida, en favor de una reconquista de los valores estéticos. Pudiera ser.

Es en este punto donde vamos a incluir un nuevo término, un nuevo concepto a la hora de evaluar los comportamientos de López Panea con su entorno real y la posterior conversión de estos encuentros en valores artísticos: la distopía, el lugar anómalo. Sentimos fascinación por ese lugar contrario a nuestros principios y a nuestros cánones de reconocimiento, paisaje que no se deja atrapar bajo los límites del paisaje. Este espacio anómalo no encuentra su cualidad definitoria en la artificiosidad, bien al contrario, su rareza radica en su salvaje y prístina pureza, tan alejada de los parámetros de dominio y medida a los que el hombre ha tratado de reducir la naturaleza, sometiéndola en su beneficio desde antiguo. 
Recuerdo una frase del artista al referirse a la visión obtenida desde la cima: “Allí [arriba] siempre están pasando cosas”. Tal vez todas “las cosas que podemos contemplar ocultan a menudo sus movimientos”, como intuía el clásico(6). Tal vez sólo debamos encontrar la distancia idónea para hacerlos perceptibles.

La efímera condición del cambio constante se convierte en invariante de un “lugar” que ya no puede ser considerado tal. Uno de los valores de la labor crítica para con el paisaje consiste en aplicar consciencias de infinitud e imposibilidad. No tenemos ninguna posibilidad de plasmar lo que está en continuo cambio. Con cada sutil variación de estado se genera una realidad nueva, distinta, otra. Es entonces cuando las certezas y los paradigmas quiebran ya que nos enfrentamos a un absoluto no ya mutable, sino simplemente inexistente. Es por ello por lo debemos evaluar sus obras desde su doble condición de orden: individual y seriada.

En el debate y la reacción contra las posturas “postestéticas” y el “postarte”(/) , verdadera dictadura académica, el paisajista distópico alcanza su plenitud como alternativa y superación de la posmodernidad.  Y lo hace aceptando su condición subsidiaria ante una realidad carismática, tomando partido por una labor más mágica que populista, por la excepcionalidad frente a la cotidianidad, por la dialéctica frente a la propaganda política, por la respuesta analítica frente a la contestación azarosa y original, considerando su labor mediante premisas más laborales que geniales, más inmanentes que banales, más trascendentes que placenteras. Ante la consideración de la forma únicamente como andamio para el asunto, para una argumentación politizada, Panea –como otros verdaderos artistas anti-sistema- propone la forma como conformación del asunto, para lo cual se libera de los complejos que hasta ahora han coartado y exiliado a la belleza del vocabulario del artista desde mediados del siglo XX(8).   

 

Iván de la Torre Amerighi.

(1) Ver: PÉREZ, H. J.: La Naturaleza en el arte posmoderno. Madrid, Akal, 2004.
(2) LUCRECIO: De rerum natura. [Libro V, 1370-1373]. Alianza, Madrid, 2003. (p. 277)
(3) OVIDIO: Metamorfosis. [Libro I, 153]. Madrid, Alianza, 2001. (p. 72).
(4) VALENTE, J. A.: El elogio del calígrafo. Barcelona, Círculo, 2002. (p.19)
(5) Ver: KUSPIT, D.: El Fin del Arte. Madrid, Akal, 2006.
(6) LUCRECIO: Op. Cit. (p.114)
(7) KUSPIT, D.: Op. Cit. (p.39)
(8) Ibidem, pp. 34-38.

 

Hear this article
 
< Anterior   Siguiente >
img_b.png

RETABLOS DE LA CULTURA URBANA. J.B. Díaz Urmeneta.

09·02·07

Hay una cultura urbana y juvenil a la que cada generación añade su experiencia, sus preocupaciones y sus ideas. Su característica más decisiva es su autonomía: esta cultura quiere tener su propia impronta y lucha...

Leer más...

Del Lado de la Sombra. Gloria Martín

02·06·07

Mi obra está marcada por la nostalgia que el pasado provoca en algunos humanos. Me encanta buscar en cajones y encontrarme con antiguas fotos, realmente no estoy segura si las encuentro o si ellas me encuentran a mí. Tienen un enorme...

Leer más...

Miki Leal, en el momento justo

25·03·08

Después de su feliz aparición en la Biacs2, de la concesión del Premio Altadis y de su éxito en las dos últimas ediciones de ARCO, se habían creado muchas expectativas con la vuelta de Miki Leal a Sevilla,...

Leer más...

III muestra de arte The Blind Man

07·05·03

Si se tratara de ser objetivo, estas serían las únicas referencias claras que se podrían mencionar acerca de la III muestra de arte  The Blind Man : Del 7 al 20 de mayo de 2003. Facultad de Bellas Artes de Sevilla. 2º...

Leer más...

Doble final de fiesta. (Spleen, Mp & Mp Rosado) por Óscar Alonso Molina

05·04·08

Entrevistarse con los hermanos Rosado, Miguel y Manuel (San Fernando, Cádiz, 1971), es casi como participar en un juego de ecos: delante de ellos se asiste siempre entre fascinado y confuso a esa rara cualidad, frecuente en las parejas de...

Leer más...

The Sock Strategy. Capítulo 4: escenografías y máscaras (el velo desvelado). Ruben Guererro

04·10·06

“La máscara, hermana menor de la escena en cuanto que permite ocultar, al igual que aquella hace con la identidad individual, la realidad de un mundo decepcionante al tiempo que consigue ofrecer un pasaporte periegético para...

Leer más...

PINTANDO AL DESPRECIO, DE MATÍAS SÁNCHEZ

24·02·09

La Galería Costantini Arte Contemporáneo (Milán) presenta el próximo 26 de febrero la exposición individual de Matías Sánchez bajo el título "Pintando al deprecio". Un conjunto...

Leer más...

Las ideas que animan el dibujo

21·02·09

Ambas exposiciones las protagoniza a primera vista el dibujo aunque abordado desde perspectivas diferentes. José Miguel Pereñíguez (Sevilla, 1977) emplea el trazo y la mancha para construir figuras; Juan Carlos Bracho (La...

Leer más...

Entrevista a MP MP & Rosado. “Spleen es el humor tétrico que produce el tedio de la vida”

27·03·08

MP&MP Rosado vuelven a Madrid con Spleen, una reflexión sobre la Melancolía cuyos trabajos ya pudieron verse en la pasada edición de ARCO, por los que recibieron el premio para artistas jóvenes de la Comunidad de...

Leer más...

La Virtud Demacrada. María Cañas

07·11·07

Resulta harto difícil adscribir a un género determinado a María Cañas, recluirla  bajo los estrictos marcos de un título tópico o una definición general. Desde las premisas de la libertad...

Leer más...

The doll´s House. Gloria Martín

05·02·08

La casa de tu vida, la casa inteligente, la casa rural, la casa de muñecas, la casa en el árbol, la casa del perro, la casa de campo, la casa adosada, la casa unifamiliar, la casa hipotecada, la casa piloto, la casa ocupada, la casa...

Leer más...

De la condición femenina. MªJose Gallargo.

04·03·05

Las servidumbres de la condición femenina, sus ilusiones –algunas falsas y otras efímeras– y el tiempo que pesa de manera específica sobre la vida de la mujer son los registros de la muestra de María...

Leer más...

Esto es el acabose ( The End · Miki Leal )

15·03·09

Sólo un ignorante en materia de arte contemporáneo como Arthur C. Danto pudo tomar las cajas de detergente Brillo de Warhol como el final del arte. Si es cierto que el tema del fin -en el sentido de la muerte del arte, pero...

Leer más...

Vengo buscando pelea

21·07·08

Alegatos, estructuras, reflexiones y motivaciones del nuevo panorama pictórico hispalense entre genialidades de Silvio y mecidas de palio. (Un texto que no le van a gustar a casi nadie).

Leer más...

Todo es política. Miguel Soler

08·02·08

A principios del S. XXI (como continuación de lo acontecido a comienzos del XX y sus vanguardias) el arte se ha convertido para muchos en un fraude, en algo elitista, pocos lo entienden, y para algunos ni siquiera existe; quizá estemos...

Leer más...

CALIGRAFÍAS DE LA ALEGRÍA

29·01·08

Las exploraciones de Ming Yi Chou no se regodean en la desolación ni se desesperan ante la esterilidad de tanta arena. Cauterizan las heridas de un tiempo frígido con el rojo de la luz del fuego, el color que teme Nien.

Leer más...

MING YI CHOU: LA TRASCENDENCIA DE LA MIRADA.

17·03·07

Estamos rodeados de obras que no hablan de nosotros, de nuestras circunstancias, de personas a las que conocemos o, al menos, reconocemos. Eso por un lado. Además, la mayoría de esas obras se convierten en episodios apologéticos...

Leer más...

José Miguel Pereñiguez. EL ETERNO DEVENIR

11·06·07

Si bien es cierto que en el Barroco el artista intentaba conmocionar al espectador recurriendo a ciertas representaciones desmesuradamente expresivas y realistas, aunque también idealizadas, a través del buen uso de la luz y...

Leer más...

Entre lo construido y lo representado. Cristobal Quintero

01·02·10

La segunda exposición de Cristóbal Quintero (Pilas, 1974) en la galería Birimbao ha sorprendido por el original giro que ha dado a su trabajo. Ha cambiado la sintaxis de su discurso sin renunciar a lo sustancial con una muestra...

Leer más...

D E M O N L O V E R . Matías Sanchez

08·06·07

"El nacimiento del arte, en efecto, señaló la consumaciónfísica del ser humano".GEORGES BATAILLE

Leer más...

GALLARDO Y PEREÑIGUEZ. DOS VUELTAS DE TUERCA A LO POPULAR

18·02·05

Estos jóvenes pintores inauguraron ayer sendas muestras individuales en las galerías sevillanas Birimbao y Félix Gómez.

Leer más...

VIVA CARTAGENA! - VISIONARIOS

02·12·05

APROVECHANDO LA OPORTUNIDAD QUE SE ME BRINDA DE ESCRIBIR UN TEXTO PARA OTROS ARTISTAS VOY A HABLAR DE MÍ. No es por narcisismo ni por necesidad -que no es que no la tenga- sino para demostrar que quien se dedica al arte tiene que practicar...

Leer más...

Amor al zurriago

16·02·09

Un rato antes, como quien dice, de leer la entrevista que Amalia Bulnes le hacía en Arco a Luís Gordillo, en una tertulia se clamaba contra el lujo de San Telmo; lleno aquello de grúas y andamios, al concretarse más la...

Leer más...

David López Panea: «En el paisaje se ejemplifica de manera clara el binomio hombre-naturaleza»

19·04·04

Le ha llegado la hora de hacerse pintor y ese tránsito vital se ha producido con el sosiego de ir asumiendo lo que estaba por llegar. El destino de este periplo por las potencialidades de la propia expresión se encontraba en el...

Leer más...

Campo Base. Ramón David Morales

08·09·08

Generación X es la generación de gente cuya influencia cultural tenía su cumbre en los años 90, cuando Ramón David Morales (Sevilla, l977) era un adolescente y probablemente pasaba el tiempo escuchando rock...

Leer más...

ESTIRPE, LA ESCENIFICACIÓN DEL MUNDO DE LAS IDEAS. Felipe Ortega Regalado

12·07·06

Comprar ideas y tratarlas como mercancía, como si fueran un material más. Este es el punto de partida de la serie “Estirpe”, con la que Felipe Ortega Regalado ha querido abrir un debate sobre la propiedad intelectual y los...

Leer más...