ENLACES RECOMENDADOS
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Hindi Italian Japanese Portuguese Russian Spanish Catalan Galician

Buscador JAVA

Newsletter Beta'09

There is no list available.
Favoritos
Imprimir
love_claveles.jpg
ALE.jpg
ALL |0-9 |A |B |C |D |E |F |G |H |I |J |K |L |M |N |O |P |Q |R |S |T |U |V |W |X |Y |Z

TODAS LAS SECCIONES arrow

Antares distingue a Carmen Laffón «por su contribución cultural a la sociedad» PDF Imprimir E-Mail
Escrito por extraido de www.abc.es / MARTA CARRASCO   
viernes, 20 de junio de 2008

Carmen Laffón, ayer en Antares en compañía de Manuel Olivencia, Manuel Clavero y Juan Jiménez. Foto: DÍAZ JAPÓN
Carmen Laffón
La pintora de los atardeceres del Coto de Doñana, la mujer del blanco y las texturas del color, la escultora de la Viña, aquella niña a la que sus padres, que se habían conocido en la Residencia de Estudiantes, decidieron no llevar a la escuela, recibió ayer el galardón «Encuentros 2000» de la Fundación Antares, una reproducción en escultura de un candelero del Tesoro Tartesio de Lebrija.

Carmen Laffón, rodeada de su familia y amigos, recogió de manos del presidente de la Fundación Antares, Juan Ignacio González-Barba, este premio.El galardón le ha sido otorgado por un jurado presidido por Manuel Clavero y en el que también estaban Manuel Olivencia, Guillermo Jiménez (presidente del Tribunal Constitucional), José Rodríguez de la Borbolla, Rafael Escuredo, (ex-presidentes de la Junta de Andalucía), Juan Jiménez (rector de la Universidad Pablo de Olavide), Amalia Gómez (ex-secretaria general de Asuntos Sociales), el empresario Eutasio Cobreros, Juan Reguera (director territorial de la Caixa), Juan Ignacio González-Barba (presidente de la Fundación Antares) y Fernando Seco.

El premio «Encuentros 2000» se otorga a las instituciones, empresas o personas físicas que se hayan distinguido en la defensa y fortalecimiento de la sociedad civil, o su contribución al desarrollo de los valores que defiende el Foro Antares. El jurado ha premiado una carrera artística «como elemento constitutivo esencial en el buen desarrollo y fortalecimiento de la sociedad civil».

El presidente del jurado de esta edición, Manuel Clavero, elogió la figura de la pintora Carmen Laffón, y dijo que «hay personas que nacen predestinadas hacia un determinado quehacer en la vida. Carmen Laffón nació para ser pintora».

Mencionó a don Miguel Pérez Aguilera, maestro de Laffón, «que fue el profesor más brillante que ha surgido en Sevilla a partir de la postguerra», y mencionó también a Luis Gordillo y Francisco Cortijo, como alumnos de Aguilera.

Habló de cómo la pintora había recuperado sus lugares y recuerdos de infancia, tras su estancia en el extranjero, y su decisiva etapa pictórica junto a la galerista Juana Mordó en Madrid. En su discurso surgieron nombres de otros pintores como Teresa Duclós, José Soto y terminó diciendo que «Carmen Laffón nos transmite una forma peculiar de ver el mundo y nos convence a través de su arte, pleno de espíritu y magia». Carmen Laffón estuvo arropada por sus hermanos y sobrinos así como por representantes del mundo de las finanzas, la banca, la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, y del ámbito de la Cultura, entre ellos la gerente del Teatro de la Maestranza, Remedios Navarro, y el rector de la Unia, Juan Manuel Suárez Japón.

En su agradecimiento, la pintora destacó las personas que habían recibido antes este galardón, Federico Mayor Zaragoza, Sabino Fernández Campos y Julián Marías. «Me siento especialmente honrada por compartirlo con ellos», y alabó la labor de la Fundación Antares, «que realiza desde una posición de libertad e independencia, como la del poder credor del artista, intentando que trascienda a la ciudad».

El ejemplo de su padre

Añadió la pintora que la importancia de estas iniciativas son muy a tener en cuenta «para que Sevilla no se quede en una ciudad encerrada en el mundo de sus tradiciones, maravilloso por supuesto, sino que sepa abrirse más a las necesidades del siglo que vivimos».

Conforme a su discreta forma de vivir y crear, Laffón aceptó el premio «porque no considero que esté dedicado exclusivamente a mi obra, sino que significa el reconocimiento de una vida dedicada al trabajo, que en mi caso se concreta en la búsqueda del arte».

Recordó a sus padres y a cuantos han jalonado el desarrollo de su carrera. «Mi padre -dijo- fue un gran amante de su profesión, la Medicina, y a ello dedicó su vida. De su dedicación y amor a Sevilla aprendí mucho. Para mí fue un ejemplo y supo inculcarme los valores que hoy premiáis en mi persona», finalizó.

MARTA CARRASCO

ABC. SEVILLA

www.abc.es

20-6-2008
Hear this article
 
Artículos Relacionados

img_b.png