ENLACES RECOMENDADOS
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Hindi Italian Japanese Portuguese Russian Spanish Catalan Galician

Buscador JAVA

Newsletter Beta'09

There is no list available.
Favoritos
Imprimir
love_claveles.jpg
ALE.jpg
ALL |0-9 |A |B |C |D |E |F |G |H |I |J |K |L |M |N |O |P |Q |R |S |T |U |V |W |X |Y |Z

TODAS LAS SECCIONES arrow HISTORICO (SEVILLA JOVEN) arrow Temporada 2009

Las modestas (e inquietantes) alternativas del arte contemporáneo. (Santiago Cirugeda-Iniciarte) PDF Imprimir E-Mail
Escrito por extraido www.diariodesevilla.es / Bosco Díaz-Urmeneta   
lunes, 21 de septiembre de 2009
Santiago Cirugeda (Sevilla, 1971)
Santiago Cirugeda

En el patio anejo a la antigua Iglesia de Santa Lucía puede verse uno de los prototipos de Santiago Cirugeda (Sevilla, 1971): un recinto elevado sobre el suelo más de tres metros y sostenido por cuatro vigas que reposan a su vez sobre otras cuatro. El perfil quebrado de estos soportes hacen que el conjunto recuerde a una araña o a algún ingenio escapado de una cinta japonesa de animación. Pero la propuesta no se agota en esos rasgos de humor: la estructura de apoyo garantiza la habitabilidad del recinto y permite dejar libre el suelo, quizá el de un solar o el del interior de algún edificio, para dedicarlo a otras actividades.
Una intervención de ese tipo la pensó Cirugeda para las antiguas naves de Renfe que permanecen abandonadas entre San Jerónimo y el puente del Alamillo: diversos recintos se construirían a la altura de las cerchas (el perfil de su estructura vuelve a parodiar el de un superhéroe de anime) y las naves, sin compartimentación alguna, mantendrían libre su espacio que podría dedicarse a distintas actividades.

Es una de las preocupaciones de este arquitecto: crear espacio en lugar de ocuparlo, liberarlo en vez de colmatarlo. Uno de sus proyectos consiste en viviendas colgadas a distintas alturas de una estructura que debajo deja espacios para zonas de uso común cuyo empleo queda a la voluntad del vecindario.

Otra de sus líneas de trabajo es la de los materiales: hierro, metales ligeros, fibras, pero también madera o corcho mezclado con yute para garantizar un buen aislamiento: así diseñó un aula para la Facultad de Bellas Artes de Málaga (a la que los sacos de corcho-yute daban aire de trinchera o blocao) que construyeron los propios estudiantes.

Santiago Cirugeda propone en Espacio Iniciarte un debate con el que cuestiona el entorno artístico, el ámbito de la construcción y los valores de la sociedad. Foto: Diario de Sevilla
Santiago Cirugeda

Los proyectos de Cirugeda (documentación, maquetas, informaciones de prensa, filmaciones) se alinean a lo largo de las paredes del antiguo templo. La nave central se reserva para otro menester: ideas que se podrían realizar con facilidad y poco coste por los propios vecinos en su entorno. Los conos de plástico que se emplean para separar vías de tráfico pueden servir, invertidos, de soportes para un banco de argamasa adosado a una farola. También puede diseñarse un espacio de descanso o una plaza con módulos de encofrado que tienen la ventaja añadida de su perfil geométrico. Otros elementos usados en el tráfico pueden convertirse en juegos de un parque infantil: de hecho, hace algunos años realizó uno de ese estilo en un solar de la calle Sol (hoy queda reducido a lugar de aparcamiento). Todos esos elementos, los consiguientes materiales y una hormigonera ocupan la nave central de Santa Lucía, como tácita invitación para proyectos fáciles de hacer, bajos de costo, estimulantes para la imaginación vecinal e índices de una mejor calidad de vida.

Las propuestas de Cirugeda cuestionan a la vez el sistema del arte, el de la construcción y el orden de valores de la propia sociedad. El del arte, porque no se limita a exponer sus proyectos, sino que con cada uno de ellos abre un espacio de debate y sugiere una propuesta de acción. El de la construcción, porque, además de liberar espacios, como ya he señalado, evita el arcano del proyecto y garantiza la forma más sencilla y segura del trabajo. Critica finalmente los valores vigentes: frente a la fascinación de las instituciones por el gran edificio emblemático y la obsesión del ciudadano de a pie por la vivienda propia y aislada, propone actuaciones eficaces y útiles, que posibiliten variadas formas de convivencia.

Las vanguardias artísticas, a lo largo de casi un siglo, pensaron que el arte podía cambiar la totalidad de la vida. El arte contemporáneo, más modesto, prefiere afrontar problemas concretos y sugerir actuaciones realizables. Al sueño de las grandes avenidas utópicas, opone alternativas modestas pero tan inquietantes como una piedrecilla en el zapato. No ha renunciado a un mundo diferente, pero de momento se centra e insiste, como en este caso, en actuaciones alegales: aprovechar ciertos vacíos normativos para llevar a cabo intervenciones puntuales que resuelvan problemas que el sistema deja intactos: por ejemplo, colocar (no, construir) sobre una azotea una vivienda prefabricada con materiales ligeros.

Tales actuaciones son más fértiles que la contestación típica de los años sesenta del siglo XX: a diferencia de ésta, no buscan la confrontación con las instituciones, sino plantearles un debate que vaya más allá de la lógica administrativa. Así pueden mostrar que otro modo de vida es posible.

'La socialización del arte o el sistema de protección de testigos'. Espacio Iniciarte. Iglesia de Santa Lucía. Sevilla. Hasta el 15 de noviembre.
 
Juan Bosco Díaz-Urmeneta | 21.09.2009
http://www.diariodesevilla.es
 
Hear this article
 
Artículos Relacionados

img_b.png