ENLACES RECOMENDADOS
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Hindi Italian Japanese Portuguese Russian Spanish Catalan Galician

Buscador JAVA

Newsletter Beta'09

There is no list available.
Favoritos
Imprimir
love_claveles.jpg
ALE.jpg
ALL |0-9 |A |B |C |D |E |F |G |H |I |J |K |L |M |N |O |P |Q |R |S |T |U |V |W |X |Y |Z

TODAS LAS SECCIONES arrow HISTORICO LOCAL/NACIONAL arrow AÑOS 80

El arte como instalación ideológica. José María Larrondo PDF Imprimir E-Mail
Escrito por extraido de www.elpais.com // CALVO SERRALLER   
miércoles, 27 de enero de 1988

GUÍA DEL CONSUMIDOR.   OL  114 x 195  cm . 1988
José María Larrondo
José María Larrondo (Villafranca de los Barros, 1958) es uno de los jóvenes valores de la nueva pintura sevillana, tan de actualidad en estos momentos. Como la mayor parte (le sus compañeros generacionales, los Cabrera, Espaliú, Agredano, Paneque, etcétera, Larrondo practica una pintura que, para entendemos, me atrevería a definir como sofisticadamente simple.Quiero decir que, a primera vista, sus cuadros son compositivamente claros y elementales, y técnicamente están pintados dejando traslucir el porqué y el cómo de -rada procedimiento, como si quisiesen hacer un guiño de complicidad al espectador que a veces recuerda la ironía formal que emplearon los artistas pop.

Como quiera que, por otra parte, no pocas veces se sirven de figuras, símbolos y emblemas extraídos de la iconología popular más versátil, que igual puede proceder de la tradición castiza que del inmenso depósito de los medios de masas de la cultura urbana, cabe la tentación de pensar que hay ahí una suerte de revival perverso del pop; vamos: una especie de neopop pasado por nuevos filtros. De esta manera, nos encontraríamos con un juego de espejos por donde se perdería irónicamente nuestra mirada, convertida en una máquina registradora de referentes.

Algo de esto último hay, desde luego, en esta nueva pintura sevillana, pero también hay en ella -y Larrondo es un ejemplo perfecto- un dispositivo alambicado para mezclar las temperaturas, como tratar en frío lo retóricamente cálido, aplicar el máximo cuidado en pintar con la! técnicas más triviales, jugar a tomarse en serio lo kitsch, etcétera, o viceversa.

Por lo demás, el intríngulis argumental que organiza todo el conjunto, que no tiene que ser necesariamente una historia montada en el sentido con que lo entendía la pintura narrativa tradicional, sino que la mayor parte de las veces es el desarrollo de una idea, convierte cada exposición en una trama de hilos o variaciones, cada una de cuyas partes es inseparable del todo. Rizando el rizo, la exposición toda es la escenificación de una idea, una instalación ideológica. ¿Hay, pues, algo más sofisticado que este puzzle pictórico de trazas tan aparentemente inocuas?

FRANCISCO CALVO SERRALLER 27/01/1988

extraido de  www.elpais.com

Hear this article
 
Artículos Relacionados

img_b.png