ENLACES RECOMENDADOS
English Arabic Chinese (Simplified) French German Greek Hindi Italian Japanese Portuguese Russian Spanish Catalan Galician

Buscador JAVA

Newsletter Beta'09

There is no list available.
Favoritos
Imprimir
love_claveles.jpg
ALE.jpg
ALL |0-9 |A |B |C |D |E |F |G |H |I |J |K |L |M |N |O |P |Q |R |S |T |U |V |W |X |Y |Z

TODAS LAS SECCIONES arrow HISTORICO LOCAL/NACIONAL arrow AÑOS 80

Una de las pocas firmas de Velázquez PDF Imprimir E-Mail
Escrito por extraido EL PAIS   
martes, 22 de agosto de 1989
No image
No image
Los dos cuadros de Velázquez desaparecidos del Palacio Real, aún tratándose de un fragmento y de una atribución, son considerados por los expertos como "muy importantes" para estudiar la evolución del pintor de la luz.El primero de ellos, Una mano del retrato del arzobispo Fernando Valdés, fue pintado por Velázquez en Madrid hacia 1633. Se trata de un fragmento de uno de los dos retratos en los que el artista inmortalizó a Fernando Valdés Llanos, arzobispo de Granada y presidente del Consejo de Castilla, quien murió en 1639.

 

Ángel Hernández, que acaba de publicar una nueva versión y, traducción de uno de los libros fundamentales sobre el pintor, Velázquez, de Antonio de Beruete, piensa que la importancia del cuadro estriba en que contiene una de las pocas firmas autógrafas del pintor que se conservan, ya que no solía firmar sus obras. De la misma opinión es Alfondo Pérez Sánchez, director del Museo del Prado. El lienzo representa la mano del arzobispo sujetando un papel con la firma del pintor sevillano.

Colección particular

De este cuadro, completo, existen dos copias. Una de ellas la tiene la baronesa de Peña en su colección particular; la otra está en depósito en la National Gallery, de Londres. Se desconoce el nombre de los autores de las copias. El cuadro original se lo compró Isabel II al marqués de Salamanca, casi ya arruinado, en 1848, y lo depositó en el Palacio Real.

Cabeza de dama es una obra bastante conocida. Fue pintada hacia 1625 ó 1626. "No hay plena seguridad de que sea de Velázquez", afirma Ángel Hernández. "Seguramente es una copia de otro que se perdió en el famoso incendio del Palacio Real, la Nochebuena de 1634". Según ha escrito Camón Aznar, es seguro que ni los ojos ni las cejas fueron pintados por Velázquez.

En cuanto al Busto de dama de época de Carlos II, de Juan Carreño de Miranda, Pérez Sanchez, opina que se trata de "uno de los más bellos retratos de la pintura madrileña de la segunda mitad del siglo XVII al que se le ha prestado poca atención".

C. G. S. C. - Madrid - 22/08/1989 / EL PAIS

Hear this article
 
Artículos Relacionados

img_b.png